Como es típico en los lugares muy turísticos, y sobre todo en la temporada alta, la vida en Praia do Forte continua de día y de noche.
Se podría decir que Praia do Forte no es más que una sola calle que te lleva de un lago de un lado, a la playa del otro lado. Sin embargo, es una calle con una impresionante concentración de tiendas, boutiques, restaurantes y puestos donde se vende de todo. Y con muchos turistas.
Como es típico en los lugares muy turísticos, y sobre todo en la temporada alta, la vida en Praia do Forte continua de día y de noche. Hay eventos, música y otras actividades en la calle y todo esto en medio de un desfile interminable de turistas. Ciertamente no es el lugar indicado si busca sobre todo la tranquilidad y el descanso.
La playa aquí es más estrecha y menos bonita que en Imbassaí. Sin embargo, gracias a los corales frente a la costa, el agua es mucho más calma y por lo tanto mejor para nadar. Con la marea baja se forman piscinas naturales donde se puede bucear con sólo una gafas.
Después de pasar un tiempo en la completa tranquilidad de la naturaleza en la finca, puede ocurrir que quieras salir para ir de compras y ver gente. Praia do Forte está a menos de 15 minutos en auto.
En el pueblo se puede escoger entre una variedad gastronómica internacional y, naturalmente, comida típica de Bahía. Cerca de la playa hay un pequeño mercadito de los artesanos locales. Y evidentemente se va a encontrar donde comer el 'acarajé' o una 'moqueca', exponentes típicas de la cocina bahiana.
Praia do Forte tiene su importancia regional. Hay escuelas, supermercados, todo tipo de tiendas, casas de cambio, agencias de viaje, correo y cajeros automáticos para sacar dinero con cualquier tarjeta de crédito.
Hay un puesto de salud para pequeñas emergencias que funciona las 24 horas.
Tiene una pequeña pista de aterrizaje y se puede hacer un sobrevuelo de la región en avioneta por el precio de 140 euros por persona (10 minutos).